El Huesca regresa a Primera División y el Deportivo observa de cerca la Segunda B

GRAF796. lt;HIT gt;HUESCA lt;/HIT gt;.- Los jugadores del lt;HIT...

“Volveremos, volveremos, volveremos otra vez. Volveremos a Primera, volveremos otra vez“. Aquel 6 de mayo del añorado 2019, El Alcoraz reforzaba al unísono la fe y la unidad que jamás perdió, por tortuosa que fuera la primera experiencia de la Sociedad Deportiva Huesca en Primera División. No hace falta refrescar demasiado la memoria: una planificación deportiva desastrosa hasta diciembre, con un extremadamente novato Leo Franco al frente, una buena reconstrucción en enero segada por lesiones de gravedad, mazazos en forma de gol en contra en demasiados descuentos… Y, para colmo, el día del descenso matemático se plantó el Valencia, piadoso enterrador pese a todo, y asestó seis puñaladas en el corazón que acabaron con el leve pulso que todavía le restaba al club azulgrana.

“Volveremos…”. Había en ese cántico más fe que determinación. Nadie habría esperado jamás al Huesca en Primera, así que el sentido común llevaba a pensar que esa histórica temporada había sido un regalo que jamás volvería a repetirse, no al menos a corto plazo. ¿Volveremos? Poco importaba en ese momento, pues pese a todo pesaba más al agradecimiento por el sueño vivido, la construcción de una identidad con la que aglutinar deportiva y emocionalmente a toda la provincia.

Pero resultó que sí, que el “volveremos” era algo más que una conjura colectiva en forma de brindis al sol. Tan real era que el Huesca, 14 meses después del mazazo, regresa a Primera, en esta ocasión, maldita sea, sin nadie que pueda festejarlo en El Alcoraz. Habrá tiempo de hacerlo, claro, en concreto 38 jornadas a partir de septiembre. Lo irrepetible se repitió. Ganó el conjunto de Míchel Sánchez al Numancia y no pudieron hacerlo ni el Almería ni el Zaragoza, dibujando a falta de una jornada para el final la pasarela de plata hacia Primera. ¿Volveremos? Y tanto que sí.

No fue un camino sencillo, marcado desde demasiado pronto por la ‘Operación Oikos‘ que acabó con el ya ex presidente, Agustín Lasaosa, en los calabozos y con la impecable imagen que se había labrado el Huesca zarandeada como jamás se pudo imaginar. Apenas unas horas antes, sin embargo, Míchel ya había estampado su firma como nuevo entrenador del equipo y mantuvo su compromiso. El Huesca rompió con Lasaosa desde el primer momento y se esmeró en rearmar al equipo para una temporada siempre complicada, pues se han repetido los casos en los que clubes sin una gran infraestructura caían dos categorías de golpe. Y eso sí que no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *