El reverso tenebroso de Klopp que puso de los nervios a Lampard: “Que no sean tan arrogantes”

Klopp y Lampard, el miércoles, en la área técnica de Anfield.

Bill Shankly y Bob Paisley, las dos grandes leyendas del banquillo del Liverpool, fueron inmortalizados en bronce a las afueras de Anfield. Kenny Dalglish, el tercero en discordia, cuenta con una grada a su nombre en el estadio. Sin embargo, Jürgen Klopp no quiere saber por el momento nada de estatuas. De nada sirve que insista Steve Gerrard, uno de sus mejores valedores en la ciudad del río Mersey. El único empeño del alemán se centra en la defensa del título de la Premier ante unos rivales que él considera cada vez más capacitados y que no pierden oportunidad para enseñar el colmillo.

Frank Lampard, entrenador del Chelsea, ha sido el último en hacer frente a Klopp. Todo a propósito del rifirrafe del miércoles en la zona técnica de Anfield, cuando una falta de Mateo Kovacic sobre Sadio Mané terminó desembocando en el 2-0 de Trent Alexander-Arnold. «Para mí, no fue falta. No tengo ningún problema con Klopp, que dirigió a su equipo de manera fantástica. Existe una delgada línea que separa la victoria del fracaso. Hoy ganaron. Bien jugado, pero que no sean tan arrogantes», espetó el técnico de los blues.

La contundente diatriba de Lampard tras la derrota (5-3) coincidió con el momento en que el Liverpool alzaba al fin el trofeo de la Premier. La trascendencia del instante, tras 30 años de espera, frustró cualquier contrarréplica de Klopp. Sin embargo, unas imágenes de SkySports avivaron ayer de nuevo las llamas. En ellas se apreciaba con todo detalle el rifirrafe en la banda, donde también participó Pep Lijnders, uno de los ayudantes del alemán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *